Martes 29 de Septiembre de 2020
Buscar
Publicidad

Portada / Bienes Raíces y Arquitectura / Nota

05.06.20

Cómo se ha retomado la construcción en Rosario

Si bien el gobierno de Santa Fe se ha mostrado cauteloso a la hora de flexibilizar actividades. En la ciudad de Rosario, uno de los sectores que ha vuelto a operar es la construcción privada con un máximo de hasta 10 operarios, y estrictos protocolos de seguridad e higiene.

Para determinar cómo ha sido esa reapertura de la actividad consultamos al Arq Ángel Seggiaro, director de Fundar, empresa que ha desarrollado cantidad de obras en la ciudad como el mega proyecto Condominios del Alto, en Puerto Norte.

Angel Seggiaro comenta que hoy tienen autorizaciones para diez personas permanentes en obra y técnicos, y otros complementarios que pueden ingresar en períodos controlados de tiempo. En todos los casos cumpliendo los protocolos de seguridad en el ingreso, estadía y egreso. En obras de hasta 500m2, 1500m2 hay una dotación de 5 y 15 operarios predeterminada respectivamente. Para obras mayores, la Municipalidad estudia caso por caso y evalúa por tamaño de obra o por la particularidad de la tarea en una etapa determinada, (caso hormigonada) autorizarán mayor cantidad de personas permanentes. “En general, los protocolos están basados en el control de temperatura al ingresar, encuesta de novedades y o traslados desde y hacia lugares extra Rosario, uso de EPP específicos, higiene en los lugares de trabajo, evitar el transporte público, y sobre todo la medida principal es el Distanciamiento Social, o sea mantener a rajatabla la distancia de 1,5 a 2metros en todo el ámbito de la obra”, precisa. Puntualmente, Fundar ha reactivado la quinta y sexta Etapa de Condominios del Alto, en Puerto Norte, y la continuación de 6 edificios en distintas ubicaciones, entre otros proyectos.

¿Si bien ya es un aliciente que hayan permitido el inicio de obras, económicamente la ecuación es sustentable?. Seggario puntualiza que, en la medida que una obra requiere de una dotación permanente y semipermanente de x cantidad, si esa cantidad no se alcanza, el costo fijo de la estructura de mantener una obra “abierta y en regla” se reparte en menos producción. Además, los protocolos Covid agregan un costo especial que probablemente quede incorporado por mucho tiempo.

Por otra parte, a la hora de evaluar una mayor flexibilización, el empresario resalta: “Trabajamos con instituciones tales como AEV y Cámara de la Construcción en conjunto comunicándonos permanentemente con las autoridades municipales. Esto ayuda a aportar en cada período nuevas ideas y pedidos que son recibidos por los distintos estamentos y generan alguna respuesta”. También será necesario crear nuevas formas de trabajo con los responsables de la infraestructura, tal el caso de energía eléctrica, (EPE) redes de Gas (Litoral gas) Redes y telefonía (Telecom, Cablevisión, Telefónica, etc) para equipar a tiempo los nuevos desarrollos y adaptarse para cumplimentar las normas de higiene.

LA CONSTRUCCIÓN PRIVADA SUS VIRTUDES

En el contexto actual, Seggiaro destaca el aporte de la obra privada, su autonomía financiera y demanda de mano de obra. “Desde el primer día tratamos de aclarar que la problemática de la obra privada no es distinta que la pública, a la que se permitió activarse de inmediato, en una clara diferenciación errónea de una sobre otra”, puntualiza. Y agrega que la obra pública como la privada pueden tener control de higiene y seguridad (lo tenemos desde hace muchos años) y ahora incorporar los protocolos de higiene Covid 19. Ambas tenemos responsables de cumplir y hacer cumplir -a todos los involucrados en una obra-, las normas. En ambos casos, hay profesionales responsables frente a cada acción y cada repartición.

La obra privada, por su parte, genera sus fondos, convoca a clientes, se provee de tierras como materia prima, no se apoya en el sector bancario, no recurre a planes especiales, no requiere grandes políticas centrales, transforma un gran flujo de energía y recursos de desarrolladores, ahorristas y compradores en ladrillos, viviendas, oficinas, cocheras, locales, etc. Además, es demandante del 66% de la mano de obra registrada en el sector construcción. Alcanza a toda la escala de salarios y habilidades en todos los niveles sociales. “Ha producido el 75% de la vivienda en el país desde tiempos inmemoriales, en todas las gamas desde las más básicas a las más sofisticadas, contribuyendo a crear stock de algo que es demandado y está en déficit: La Vivienda”, subraya

A su vez, apunta que la incertidumbre reinante produce una búsqueda de bienes reales. “En ese caso, los desarrolladores ofrecemos “seguridad”, la posibilidad de invertir hoy y recuperar mañana una cantidad igual o superior, es una virtud de los inmuebles que, en países como los nuestros, es difícil comparar el dúo rentabilidad-seguridad”, comenta. Y agrega: “Los desarrolladores privados somos una especie de “artistas. Nuestro arte no lo pueden realizar muchos otros actores económicos, no lo pueden producir los bancos, no lo puede producir el Estado, no lo pueden producir los actores financieros a largo plazo, ni siquiera lo pueden producir otras actividades económicas”.

Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells