Sabado 20 de Abril de 2019
Buscar
Publicidad

Portada / Bienes Raíces y Arquitectura / Nota

18.02.19

Arte y Naturaleza en Pinamar

Con dos programas denominados Respirá Naturaleza y Respirá Arte, Pinamar SA busca apuntalar el desarrollo sustentable de la ciudad y también generar espacios culturales, a través de la valoración del arte.

Imagen 1 de 5

Si bien Pinamar es sinónimo de playa y mar, también propone una vida en contacto con la naturaleza en sus bosques con plantaciones de pinos, obra de Jorge Bunge, cuya visión gestó, en la década de 1940, un balneario, que se ha transformado en una ciudad con habitantes permanentes, alrededor de 45.000, población que continúa incrementándose.  



En una recorrida por todo el ejido de la ciudad, Elsa Shaw de Canale, directora de Pinamar SA, nos relata los comienzos de lo que parecía una aventura desproporcionada y que, luego, el transcurso del tiempo se encargó de valorar junto con la aceptación de un público que la eligió para sus vacaciones. Así, en 1943 se construye el hotel Playas para recibir a los primeros visitantes, que hoy luce renovado conservando su impronta original.



Para apuntalar el desarrollo de la ciudad se ha buscado revalorizar las zonas más alejadas del mar, el barrio La Herradura es un ejemplo de ello, al que se agrega ahora Los Pioneros en un entorno de bosques. La directiva comenta que para continuar afianzando el concepto de ciudad jardín se ha implementado un programa denominado Respirá Pinamar que está basado en un concepto amplio de cultura, que comprende las formas de vida y el cuidado del ambiente y la naturaleza. “No sólo se apunta a gestar un desarrollo sustentable sino también a la valoración del arte con la finalidad de generar espacios culturales”, resalta.  

Desde el punto de vista ambiental, se propone en el barrio Pioneros un reglamento que premia con baja en las expensas a quienes se comprometen con el cuidado de los recursos. Desde el inicio de las forestaciones se han plantado seis millones de pinos y árboles. En el vivero cada año se siembran cien mil pinos y se plantan unos cincuenta mil. También se entregan pinos a los nuevos residentes para colaborar con la forestación. “Estamos ensayando la implantación de otras especies que requieran menor consumo del agua, como aguaribay, jacarandas, cina cina, que han dado buenos resultados, así como la utilización de pinocha para completar los jardines, que no sea todo césped. Es una tarea constante el mantener la vegetación”, precisa.



Además, Pinamar SA adquirió más de 60 esculturas de artistas de las más variadas corrientes de arte contemporáneo, que responden a diferentes estilos y escuelas, que atesoraba un residente en el balneario, que se han ido emplazando en distintas áreas. En el Playas Hotel, en el jardín delantero sobre la Bunge se colocó la Venus Fragmentada de Marta Minujin, también en el interior del hotel y en el patio de la piscina se destacan varias esculturas. Pero la mayor cantidad de exponentes se da en el Paseo de las Esculturas, en la Isla del Golf. La empresaria comenta que, en cada caso, se ha tenido especial cuidado en la elección de las ubicaciones. Y precisa que se invitó a los autores para observar el minucioso implante de sus obras, una emotiva ceremonia que los reunió junto al paisaje.



Como es sabido, la ciudad se extiende cada vez más hacia el norte, hacia la zona de La Frontera, de ahí que se decidiera instalar un parador denominado Kota Beach, el primero que construye Pinamar SA, está realizado en madera adaptando su forma a los médanos del lugar, de esta forma se busca brindar una alternativa de playa para quienes ya han comenzado a construir casas de importancia en ese lugar. Ahí también se han emplazado esculturas de Marco Otero y Claudia Aranovich.  Con estos dos programas se apunta a fomentar una sociedad más amigable consigo mismo y con el entorno.
 

Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells