Lunes 19 de Noviembre de 2018
Buscar
Publicidad

Portada / Actualidad y Data / Nota

19.10.18

Un instrumento a favor del consumidor

Una vivienda mal aislada necesita más energía, lo que se traduce en un mayor uso de la calefacción/refrigeración, y por ende, consumo. Por eso, el etiquetado de ventanas es una buena noticia. La opinión de la Arq. Adriana López, jefa de Grandes Proyectos de Tecnoperfiles.

Después de seis años de trabajo conjunto entre la sub secretaria de Ahorro y Eficiencia energética, el IRAM, el INTI y diversas cámaras del sector, se ha logrado una nueva etiqueta de eficiencia energética para las ventanas exteriores, bajo la norma IRAM 11507 - Carpintería de obra, ventanas exteriores, con el objeto de informar al consumidor sobre el comportamiento energético de las ventanas, de acuerdo con parámetros y valores definidos. Una herramienta para la venta, pero también en Europa, un instrumento legal e informativo para la decisión de los usuarios de locaciones o ventas.

Todos podemos contribuir a reducir sustancialmente nuestros consumos de energía sin renunciar en absoluto al confort, ya que entre el 25% y el 30% de nuestras necesidades de calefacción o refrigeración son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.

Una ventana eficiente ayuda a contener y conservar el calor  o frío dentro de la vivienda,  que la energía natural se mantenga, sin perder temperatura, y evitar consumos innecesarios.

La baja conductibilidad en las aberturas de PVC, el diseño multicámara de los perfiles, el sistema de cierre perimetral y el uso de doble vidriado hermético - todas, partes del sistema- pueden lograr en su conjunto una disminución de más del 50% de la pérdida de energía producida a través de las aberturas respecto de otros sistemas masivamente utilizados en el país.

Mediante la etiqueta, de uso voluntario,  se califica el comportamiento energético a través de un sistema comparativo, compuesto por siete clases de eficiencia energética identificadas con barras de colores y letras en orden alfabético A, B, C, D, E, F y G, donde la letra A y el color verde se adjudica a las carpinterías más eficientes, y la G y el color rojo, a las menos. Esta calificación se realiza tanto para el período de calefacción como para el período de refrigeración en las distintas zonas del país.

Se toman en cuenta ciertas características técnicas para evaluar la eficiencia de una ventana: transmitancia térmica (indicador del flujo de energía a través de la ventana desde el lado caliente al lado frío) - Factor solar (mayor o menor transmisión de la radiación solar incidente hacia el interior de la vivienda) - Infiltración al aire (evita las infiltraciones entre los recintos que separa).

Y en momentos en que las tarifas de la energía han empezado a tener gran importancia en los presupuestos familiares, es importante, a  la hora de elegir una ventana, optar por las eficientes energéticamente, que tengan el tamaño adecuado y que cumplan con las funciones necesarias.

Un uso eficiente de la energía permitirá continuar contribuyendo al cuidado y protección del Medio Ambiente, y al mejoramiento general de la calidad de vida, un compromiso que Tecnoperfiles ha tomado como propio al participar del logro de esta nueva herramienta .
 

 
 
 
OPINIÓN DE LOS EXPERTOS
El impacto de la devaluación
“La devaluación tuvo un impacto relativo en el segmento de oficinas, considerando que es un mercado reducido con baja vacancia. En tanto, en el sector logístico es un buen momento para construir”, comenta José Viñas, director de Brokerage de Cushman & Wakefield.
 
Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells