Sabado 5 de Diciembre de 2020
Buscar
Publicidad

Portada / Bienes Raíces y Arquitectura / Nota

19.11.20

Modos de habitar contemporáneos

La nueva obra de ATV Arquitectos, Sens Nicaragua de casas en altura, va alternando su disposición para dar lugar a espacios intermedios donde se desarrollan expansiones que se rotan y vinculan, potenciando los patios internos y fusionando en un continuo lo urbano y lo interno.

Imagen 1 de 8

Ubicado en el barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires, sobre la calle Nicaragua, una calle arbolada y de fuerte identidad en cuanto a la conformación de sub-centralidades barriales, el edificio se implanta sobre un lote de 34 metros de frente entre medianeras y con profundidad variable hacia el centro de manzana, que va desde los 26 metros hasta los 50, siendo por su escala una porción de manzana considerable a operar dentro de la conformación de la trama urbana.

Este proyecto representa un punto de inflexión desde varios aspectos en el pensamiento y desarrollo del estudio. Por un lado, sostiene y profundiza las problemáticas proyectuales sobre la estructura material como estructura arquitectónica, explora los modos del habitar contemporáneo profundizando sobre la construcción del habitante, la ubicación y dimensión de los espacios exteriores, en relación a los interiores de cada lugar habitado. Por otro, define una clara posición en cuanto a la lectura del entorno y las preexistencias, teniendo en cuenta, sobre todo, que un edificio de escala para la manzana y su entorno próximo puede establecerse como un manifiesto frente a esta problemática.

EL ENTORNO COMO ACCIÓN POLÍTICA

El Código de Planeamiento Urbano del momento establecía la posibilidad de desarrollar una tipología de edificio en torre cumpliendo con ciertas características de medidas y superficie del suelo. Contando con ello, y adoptando esta tipología, se premiaba el desarrollo con mayor capacidad constructiva.

La posición del estudio frente a esta posibilidad fue asumir el compromiso de no desarrollar esa tipología exenta, sino de proyectar una obra, a partir del completamiento de la manzana, ajustándose a un contexto continuo de amanzanamiento, respetando la identidad del barrio y sus cualidades, aún con la divergencia de alturas característica propia del tejido urbano de la ciudad.

“El pedido de completamiento al Gobierno de la Ciudad implicaba obtener la capacidad constructiva de la torre, pero en un edificio de completamiento que permitiera potenciar los vacíos contiguos, las visuales que este tejido presentaba y dar un mensaje en cuanto a la posibilidad que tenemos como arquitectos y desarrolladores de interpelar nuestras leyes para preguntarnos qué tipo de ciudad queremos”, precisan sus realizadores.

LA ESTRUCTURA MATERIAL ARQUITECTÓNICA

Dividiendo al lote en ocho módulos de 4 metros cada uno, la trama geométrica que recorre al proyecto desde el frente hasta el contrafrente, define la medida de los espacios habitables. En la otra dirección, dos tabiques estructurales centrales, que conforman el núcleo de circulación vertical, recorren todo el proyecto en altura vinculándose a las columnas, tabiques y vigas definiendo la trama estructural que se hace expresiva y aparente, a veces como límite de los espacios interiores, a veces como articuladora entre el interior y el exterior.

A su vez, cuatro vigas de un metro de altura dispuestas cada dos niveles, recorren la totalidad del frente del proyecto definiendo tres paquetes programáticos con diversas situaciones espaciales, vacíos, continuidades y tipologías, que constituyen el borde como intermediación entre la obra, el espacio urbano y las preexistencias.

Esta operación proyectual invita al sujeto a alterar la percepción de escala del objeto arquitectónico, dialogando con el tejido existente de casas y edificios de baja y mediana densidad, al tiempo que lo invita a investigar y a detectar el proyecto como una unidad, con la intención de equilibrar los elementos que lo componen, haciéndose expansivo hacia el interior y denotando su relación en cuanto a las partes y a la totalidad.

Dos grandes patios verdes centrales se ponen en relación al entorno inmediato y articulan las unidades del proyecto en su relación entre el frente y el contrafrente. El aire recorre los intersticios entre lo propio construido y lo existente, generando a partir de estos contactos nuevos espacios exteriores compartidos y vínculos entre el aire urbano, los patios y el pulmón de manzana.

EL PROCESO DEL HABITAR CONTEMPORÁNEO

Si los proyectos de vivienda multifamiliar, conllevan a una repetición aparentemente indiferenciada, la pregunta en el marco de la labor proyectual sería ¿Cómo lograr construir la identidad del espacio del otro para que lo igual no duela?

Hay una búsqueda de deconstrucción en torno a lo tipológico, a replantear el habitar desde una construcción conjunta entre el estudio y los habitantes; a pensar un proyecto de viviendas colectivas como casas en altura con propuestas diversas que buscan su identidad.

La trama estructural permite las transformaciones controladas a lo largo del proceso proyectual con el futuro habitante, que tiene una propuesta inicial cierta y definida, un proceso en conjunto de acción transformadora y un final novedoso con anclas e incertidumbres.

Los lugares de estar, a veces, se disponen apaisados hacia los frentes, en otras pasantes de frente a contrafrente aprovechando los patios como lugares de articulación en el pasaje de lo público a lo privado. Las dobles alturas de los dúplex a veces se ubican al ingreso, invirtiendo la relación tradicional de esta situación espacial; otras se ubican en medio de los estares resguardando lugares de calma y controlando el ingreso de la luz natural; otras, en relación con el límite exterior potenciando el vínculo con lo de afuera.

A veces los espacios de estar y cocina se expanden hacia el frente; otras, hacia los laterales y otras, hacia ambos lados. Los espacios exteriores son pensados como lugares en sí mismos con acciones propias, de ahí sus dimensiones, sus cambios de escala y sus diversas relaciones espaciales.

La planta baja da lugar a espacios comerciales hacia la calle y a un acceso con diferentes niveles, como una huella con surcos que delimitan lugares de uso internos y externos, para llegar finalmente a un pulmón de manzana que se asemeja a un bosque interior.
 

Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells