Miercoles 5 de Agosto de 2020
Buscar
Publicidad

Portada / Actualidad y Data / Nota

16.07.20

Invertir en el patrimonio, un negocio redituable

Patrimonio arquitectónico, arquitectura y ciudad como oportunidad de inversión, una aleccionadora charla organizada a través de la Comisión de emprendedores de la Sociedad Central de Arquitectos.

Imagen 1 de 2

Contó con la participación del arquitecto Matías Frazzi, un especialista en el tema, quien ilustró con ejemplos concretos, cómo es posible unir ambos conceptos con ganancia indiscutible a favor del urbanismo.

Haciendo uso de la definición de la arquitecta Marina Waisman, de la noción de “patrimonio modesto” se refirió a aquellas tipologías comunes en la ciudad “catalogadas o con restricciones, mayormente viviendas pero con valor arquitectónico dentro de las ciudades”.

En ese contexto, apeló a la búsqueda de respuestas arquitectónicas a las necesidades de los diferentes programas, utilizando como método la investigación proyectual, con una mirada sensible del entorno a intervenir.

Por lo general, se trata de casas chorizos u otras destinadas a la renta, locales con vivienda, del siglo pasado, que permiten la reutilización de elementos reciclables y reformulación por poseer materiales nobles de estado crudo (hormigón, ladrillos, madera, hierros).

En todos los casos citados: una vieja casona en Devoto que no se vendía, en la que respetando la volumetría se construyeron dos unidades respetando los patios, un galpón de carruajes sobre la calle Sanabria en una zona de quintas que contaba con una vivienda con entrada lateral- transformado  en tres loft y un garaje-, otra vivienda en Caballito que viró a tres unidades funcionales con expansión en terraza,  “no sólo se resignificó el pasado, sino también que fue posible lograr un buen negocio de inversión inmobiliaria”. Fueron propiedades que escaparon a la demolición, con lo que se salvaron para la ciudad como testimonio de época.



ESPACIOS CULTURALES

El arquitecto Frazzi presentó también dos ejemplos relacionados con la cultura, el edificio Aconcagua, al borde de la desaparición, sobre la avenida Mosconi al 3300 en Villa Devoto, y el “Castillito”, una construcción que tenía una cautelar, de 1921, sobre una de las vías del Ferrocarril Urquiza,  donado con la condición de utilizarse por la comunidad como sociedad de fomento y biblioteca.

En el primer caso, tiene una protección estructural que impide cambiar la fachada, la volumetría y el hall, sin perder la esencia en el rescate. Que busca que se pueda seguir con actividades culturales, pero también, atender una demanda que pueda servir a nuevos usos como co-working, salas de diseño, y salas de proyección más ajustadas a las necesidades actuales.

Oportunidades todas, que ofrece la arquitectura de rediseñar construcciones,  que se salvan de la destrucción y el abandono, pero a la vez ofrecen también una buena ocasión de constituir un negocio redituable para sus propietarios, que supera lo que se lograría con la simple valuación del lote.
 

 
 
 
OPINIÓN DE LOS EXPERTOS
Arquitectura y urbanismo el día después
Encarar de una manera más amplia la construcción, y reactivarla tras superar la contingencia, parte de la propuesta del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo ante las autoridades. Opinión de Valeria del Puerto, su presidenta.
 
Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells