Jueves 20 de Junio de 2019
Buscar
Publicidad

Portada / Bienes Raíces y Arquitectura / Nota

18.03.19

La última construcción de gran escala de New York

A orillas del río Hudson, se inauguró la primera fase de Hudson Yards en el oeste de Manhattan, una obra de usos mixtos similar a una pequeña ciudad, que demandará una inversión de US$ 25.000 millones para su total desarrollo.

Imagen 1 de 3

El proyecto urbanístico en su totalidad, que llevan adelante Related Companies y Oxford Properties, comprende entre 105. 000 y 113.000 m2 y contempla la construcción de 16 torres que suman una superficie total 1.180. 000 m² de espacios de oficinas, residencial y comercial. La primera fase incluye seis torres con oficinas y residencias de lujo y un centro comercial de siete plantas que suman unos 6.700 m2, entre los que destaca un centro culinario español, Mercado Little Spain, de los reconocidos chefs José Andrés y los hermanos Adrià. Solo ese negocio reúne en más de 3.200 m2 tres restaurantes, quince quioscos, dos bares y dos tiendas.

Otros chefs de renombre como Thomas Keller, David Chang o Michael Lomonaco también han querido estar en Hudson Yards, además de grandes marcas como Coach, Kate Spade, Fendi, Patek Philippe, Rolex, Cartier, Christian Dior, Tiffany, entre otros. Sobre el centro comercial se elevan seis delgadas torres que albergan en las plantas más altas residencias de lujo de hasta seis dormitorios y penthouses, mientras que los pisos de menor altura se destinan para espacios de oficinas, entre los ya se instalaron están BlackRock, Warner Media o L'Oreal EEUU.

El espacio que ya ocupa el proyecto inmobiliario es mayor que el Rockefeller Center, de la década de los 30, y será dos veces mayor que el World Trade Center.


LA ARQUITECTURA

Al recorrer el paseo del High Line, que se extiende sobre las antiguas vías ferroviarias sorprenden al visitante la arquitectura de los edificios, entre los que se distingue el Vessel, una instalación de arte de más de 45 metros de alto, creada por el diseñador británico Thomas Heatherwick, que adopta la forma de un panal gigante o tal vez un laberinto de intricadas escaleras que semejan las estructuras de Escher, que no conducen a ninguna parte.



Otro edificio que se destaca por su tejado móvil, una gran estructura, es el centro cultural The Shed que fue construido por la alcaldía de la ciudad de Nueva York y que se usará para instalaciones de arte, conciertos, convenciones y eventos culturales.



Un punto fundamental para la concreción del proyecto fue la extensión de la línea siete del metro, para lo cual la ciudad invirtió US$ 24 mil millones junto con la mejora en la infraestructura de los parques que lo rodean, según informa el New York Times, Estas inversiones se hicieron bajo la premisa de que la construcción beneficiaría a los ciudadanos, al generar miles puestos de trabajos. L. Jay Cross, presidente de Related Hudson Yards, en una entrevista con el New York Times, precisaba que sin la extensión del subte y la exención de impuestos, el emprendimiento no hubiera podido concretarse, y que hoy permite ofrecer espacios de oficinas con rentas similares a las del Midtown’s.

LOS COMIENZOS

Los inicios del proyecto surgieron hace dos décadas, en 2001, cuando las autoridades decidieron darle un aspecto completamente renovado a la descuidada zona como parte de la candidatura de los Juegos Olímpicos de 2012. Así, el área fue recalificada en 2005 para poder llevar a cabo la construcción de infraestructuras, y aunque el sueño olímpico no se concretó, Related Companies y Oxford Properties Group plantearon la revitalización del lugar con este emprendimiento inmobiliario de gran magnitud.

Se espera que Hudson Yards, que ya inauguró una primera parte, pero que sigue en construcción, genere unos US$ 19.000 millones en impuestos para la ciudad de Nueva York, además de 55.000 nuevos puestos de trabajo, más del doble de los 25.000 de los que hablaba Amazon cuando anunció su llegada a la Gran Manzana, que finalmente abortó.

Son esos números los que han dado popularidad al proyecto, aunque en total, entre ayudas del gobierno y exenciones fiscales, se ha llevado unos ÛS$ 6000 millones, según un estudio reciente de la universidad New School. La cifra se sitúa muy por encima de los US$ 3.000 millones que Nueva York había ofrecido en incentivos a Amazon, y que fueron tan cuestionados que llevaron al gigante de ventas a desistir de la operación, pero el apoyo económico a Hudson Yards ha pasado prácticamente inadvertido.

Queda por ver  si este moderno barrio será realmente capaz de atraer a los turistas y neoyorquinos de pro, y desbancar a otras zonas de la Gran Manzana como Wall Street, Central Park o la lujosa Quinta Avenida. Por de pronto, ya congrega turistas y neoyorquinos en sus paseos, en Chelsea Market, en sus galerías de arte, en el Whitney Museum, un universo que se ampliará con esta mega propuesta.
 

Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells