Viernes 14 de Diciembre de 2018
Buscar
Publicidad

Portada / Obras Públicas / Nota

03.10.18

Desafío tecnológico en una obra pública

Con el cierre del arco invertido del puente que se construye sobre el dique San Roque, único por su diseño y modo de construcción, se da por finalizada la etapa de mayor dificultad técnica, en un desvío que permite unir la Capital con el Valle de Punilla sin atravesar la zona urbana de Villa Carlos Paz.

Imagen 1 de 3

Luego de finalizar el cierre del arco, la obra, financiada por la provincia de Córdoba y ejecutada por el Grupo Astori, ingresará en su etapa final (está avanzada en un 70%). Se colocarán las pilas y columnas que faltan y luego las vigas sobre las que irá el tablero, o sea, la estructura sobre la que circularán los vehículos.

En total, tendrá 328 metros de largo, de los cuales 140 los cubrirá el arco y el resto los viaductos en cada extremo, ya sobre tierra firme. El ancho será de 26 metros, con dos calzadas por cada sentido de circulación y veredas peatonales.

Los trabajos deberían  estar finalizados entre mayo y junio del próximo año y el puente servirá para mejorar el flujo de tránsito en una de las rutas de entrada a la ciudad de Córdoba además de  ofrecer nuevas oportunidades turísticas para la zona.



CARACTERISTICAS

La obra se define como un arco invertido con tablero superior, y lo que la hace diferente al resto son las dovelas de premoldeado, en total 124 dovelas más las 2 claves. Cada dovela pesa alrededor de 15 mil kilos. Este innovador sistema constructivo tiene dos grandes beneficios: acelerar los tiempos de obra y reducir los costos.

El cierre del arco resultó el punto clave de la obra por la dificultad técnica que conlleva, ya que no lleva tensores y es sostenido por su propio diseño. Este tipo de estructura se definió en base a la geografía del lugar e implicó un reto para los ingenieros. El puente se encuentra ubicado en un terreno inestable, en una falla geológica de Córdoba. Además, hubo que tener en cuenta los 23 metros de profundidad del lago y para sortear estas dificultades se usaron millones de m3 de concreto y se debieron inyectar cables de acero a 30 metros de profundidad. A su vez, se utilizaron 11 mil m3 de hormigón estructural, de ellos 3 mil m3 corresponden a premoldeado y el resto a la obra civil. El cálculo de la estructura fue del ingeniero Carlos Larsson.
 

Contáctenos
Teléfono: (011) 4777-8220
Celular: (011) 15 40 73 64 88
Contáctenos: info@areas-digital.com.ar
Kells